El VI Cartel de la Juventud Cofrade de la Piedad, es obra de Javier Soriano.

“En su elaboración ha usado una técnica mixta que combina óleo y acrílico sobre tabla y tomando como modelo la Alegoría de la Piedad del pintor italiano Corrado Giaquinto, nos encontramos de frente con una pintura en la que la dulzura nos mira a los ojos.
María, luz que nos ilumina en la oscuridad, envuelta entre telas de pureza, símbolo de la humildad que la define, camina hacia nosotros mientras nos miramos en sus ojos, y Ella se mira en los nuestros. El amor y la caridad de una madre se hace presente.

Ella, nos lo entrega todo, nos ofrece su alma y su corazón, igual que ofreció a Dios Padre su vientre y a Dios hijo el pecho que lo alimentaría. Ese hijo que también podríamos ser cada uno de nosotros, porque al igual que Jesús se aferra al pecho de su madre para crecer, nosotros nos aferramos a María para superar los baches que se nos cruzan en el camino hacia la felicidad, nos aferramos a Ella cuando la soledad nos encierra, o cuando la
amargura nos ahoga. Ella, en su infinita bondad, nos da una lección de vida cuando nos repite cada año que hagamos lo que él nos diga.

Él, Señor que en un segundo plano quiso sacrificar su cuerpo por nuestra salvación, por nosotros. El perfecto símil del pelícano que en una singular y única muestra de amor hacía sus hijos, ofrece su sangre cuando el alimento les falta. Cuando a nosotros la ilusión y las fuerzan nos faltan, Jesús no solo nos ofrece su sangre, sino que también su cuerpo y su alma, entregándola cada Viernes Santo en la Cruz que
venció a la muerte.

María, divina intercesora y mediadora, tiende su mano a los jóvenes para acercarnos aún más a su hijo, igual que una hija se la da a su madre que bajo los varales aguanta por las últimas calles. A Jesús por María.

La infancia se hace presente en el pequeño ángel que se alimenta de María, nuestra madre, Fuente de Sabiduría y Arca de la Alianza. Esta, la infancia, se da la mano con la adolescencia que se hace presente en la ilusión del rostro de una niña, que rompiendo con las normas que su edad le impone, ya viste la túnica que en unos años será lo único que se interponga entre el esfuerzo y el amor, entre el hombro y el varal.”

D. Álvaro Cano

La Juventud Cofrade se hace presente en las manos que pintaron la
obra y en la voz que presentó la obra, Álvaro Cano.

Toda la información del acto en Presentación del VI Cartel de la Juventud Cofrade de la Piedad

La Virgen, la niña y el pelícano